Clase 4 | (1 Ts.1) Agradecimiento a Dios por la iglesia en Tesalónica

(1 Tesalonicenses 1:1-10). En este primer capítulo Pablo saluda a la iglesia de los tesalonicenses en Dios Padre y en el Señor Jesucristo, agradeciendo a Dios por haberlos elegido para salvación, por medio de la fe en la verdad y la santificación en el Espíritu; y que por la gracia de Dios, se convirtieron en ejemplos vivientes del poder transformador de Dios en "Macedonia, Acaya y en todo lugar".

En esta página
Unidades de esta clase:
1
2
3
4
5
6

Las Escrituras

En esta unidad, lo más importante es conocer las Escrituras: 1 Tesalonicenses 1:1-10.

Conocer la palabra de Dios, es lo que hará la diferencia en tu vida. Si aún no lo hiciste, lee la sección: "Entender las Escrituras", de la Guía para el discípulo.

  1. PABLO, y Silvano, y Timoteo, a la iglesia de los Tesalonicenses que es en Dios Padre y en el Señor Jesucristo: Gracia y paz a vosotros de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
  2. Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones;
  3. Sin cesar acordándonos delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, y del trabajo de amor, y de la tolerancia de la esperanza del Señor nuestro Jesucristo:
  4. Sabiendo, hermanos amados de Dios, vuestra elección:
  5. Por cuanto nuestro evangelio no fué a vosotros en palabra solamente, mas también en potencia, y en Espíritu Santo, y en gran plenitud; como sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.
  6. Y vosotros fuisteis hechos imitadores de nosotros, y del Señor, recibiendo la palabra con mucha tribulación, con gozo del Espíritu Santo:
  7. En tal manera que habéis sido ejemplo a todos los que han creído en Macedonia y en Acaya.
  8. Porque de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor no sólo en Macedonia y en Acaya, mas aun en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido; de modo que no tenemos necesidad de hablar nada.
  9. Porque ellos cuentan de nosotros cuál entrada tuvimos a vosotros; y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero.
  10. Y esperar a su Hijo de los cielos, al cual resucitó de los muertos; a Jesús, el cual nos libró de la ira que ha de venir.
Contexto: 1 Tesalonicenses 1:1-10
  1. Pablo, y Silvano, y Timoteo, a la Iglesia de los tesalonicenses congregada en Dios, el Padre, y en el Señor Jesús el Cristo: Gracia y paz tengáis de Dios nuestro Padre y del Señor Jesús, el Cristo.
  2. Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones;
  3. sin cesar acordándonos de la obra de vuestra fe, y del trabajo y caridad, y del esperar con la esperanza del Señor nuestro, Jesús, el Cristo, delante del Dios y Padre nuestro.
  4. Estando ciertos, hermanos amados, de que sois escogidos de Dios.
  5. Por cuanto nuestro Evangelio no fue entre vosotros en palabra solamente, mas también en potencia, y en el Espíritu Santo, y en gran plenitud; como sabéis cuáles fuimos entre vosotros por causa de vosotros.
  6. Y vosotros fuisteis hechos imitadores de nosotros, y del Señor, recibiendo la palabra con mucha tribulación, con gozo del Espíritu Santo;
  7. de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los que han creído en Macedonia y en Acaya.
  8. Porque por vosotros ha sido divulgada la Palabra del Señor no sólo en Macedonia y en Acaya, mas aun en todo lugar vuestra fe, que es en Dios, se ha extendido; de tal manera que no tenemos necesidad de hablar nada.
  9. Porque ellos cuentan de nosotros cuál entrada tuvimos a vosotros; y de qué manera fuisteis convertidos a Dios dejando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero.
  10. Y esperar a su Hijo de los cielos, al cual resucitó de los muertos: a Jesús, el cual nos libró de la ira que ha de venir.
  1. Pablo y Silvano y Timoteo a la iglesia de Tesalónica en Dios el Padre y en Nuestro Señor Yeshua el Mesías. Gracia sea con ustedes y paz.
  2. Agradecemos a Dios siempre por todos ustedes, y en nuestras oraciones constantemente nos vienen a nuestra memoria ustedes.
  3. Y recordamos ante Dios el Padre las obras de vuestra fe, el trabajo de vuestro amor y la paciencia de vuestra esperanza, que están en Nuestro Señor Yeshua el Mesías.
  4. Porque conocemos la elección de ustedes, hermanos, amados de Dios,
  5. Porque nuestro evangelismo para ustedes no fue solo en palabras, sino también en poder y en el Espíritu de Santidad y en verdadera convicción. También saben cómo hemos estado entre ustedes por su bien.
  6. Y nos imitaron a nosotros y a Nuestro Señor, porque recibieron la palabra en gran aflicción y en el gozo del Espíritu de Santidad.
  7. Y han sido un modelo para todos los creyentes que están en Macedonia y en Acaya.
  8. Porque la palabra de Nuestro Señor ha sido escuchada de ustedes, no solo en Macedonia y en Acaya, sino que en todo lugar se escucha vuestra fe en Dios, de modo que no necesitamos decir nada sobre ustedes.
  9. Porque ellos mismos nos cuentan cómo llegamos a ustedes y cómo se volvieron a Dios de la adoración de ídolos para servir al Dios vivo y verdadero,
  10. mientras esperan a su Hijo del cielo, Yeshua, a quien resucitó de entre los muertos; Él es el que nos libra del furor que viene.
Unidades de esta clase:
1
2
3
4
5
6

Apuntes