Guía de estudio: cómo aprovechar al máximo los cursos

Esta guía está basada en la experiencia de muchos hombres y mujeres de Dios que han estudiado las Escrituras durante toda su vida. Si sigues estos consejos prácticos, tu crecimiento personal y ministerial están garantizados, sabiendo que, además, cuentas con el apoyo y la gracia de Dios por estudiar su palabra.

En esta página
Estudia las Escrituras

Entretanto que llego, ocúpate en la lectura de las Escrituras, la exhortación y la enseñanza. 1 Timoteo 4:13

  • Lee
  • Lee absolutamente todo: los versículos, su contexto y notas (como esta). Lee a tu ritmo de comprensión, pero lee. Cuando los discípulos de la iglesia primitiva se reunían, leían los libros de la biblia completos, en especial las cartas apostólicas, que eran leídas en voz alta delante de toda la congregación (Colosenses 4:16).
  • Los discípulos leían y oían la palabra de Dios, porque sabían que cuando lo necesitaran, el Espíritu Santo les haría recordar todo lo que habían visto u oído. Esa fue la promesa que Jesús les hizo, y lo estaban experimentando en sus propias vidas.
  • Si somos discípulos, esta promesa también es para nosotros, si es que leemos las Escrituras y oímos la palabra de Dios como lo hacían ellos. Debemos abandonar para siempre la "cultura cristiana moderna" de leer apenas frases cortas o memes con promesas. Quienes practican tales cosas, dificilmente sean convocados por el Señor a ser sus discípulos. ¿Tú quieres serlo? ¡Lee!
¡Escrito está!
Pablo, apóstol de Jesucristo, le dijo a los colosenses:

Cuando esta carta se haya leído entre ustedes, háganla leer también en la iglesia de los Laodicenses. Ustedes, por su parte, lean la carta que viene de Laodicea. (Colosenses 4:16)

  • Escucha
  • Escucha absolutamente todo. Durante el curso, encontrarás capítulos de la biblia, versículos y comentarios en audio (mp3), que harán más dinámico tu estudio. Por ejemplo, luego de leer un versículo bíblico, podrás escuchar el contexto en el que fue escrito, mayormente el capítulo. De esta manera aumentará tu comprensión de la palabra de Dios y crecerás en sabiduría y conocimiento de la verdad de una manera más completa.
  • Pablo, apóstol de Jesucristo, le dijo a su discípulo Timoteo: "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad" (2 Timoteo 2:15).
  • Contexto: 2 Timoteo 2:1-26
Nota

En los audios de lecturas bíblicas, usaremos mayormente la versión Reina-Valera, 1909 (RV1909), que es de dominio público y una de las versiones originales revisadas en español más puras con las que contamos hoy en día. Al escuchar esta versión de la biblia, tal vez debas hacer una pausa y buscar en el diccionario alguna que otra palabra en español que desconozcas, pero eso no te dañará, al contrario, aumentará tu entendimiento.

  • Mira
  • Asiste a todos los videos. Los audiovisuales añaden vida a tus estudios, y son una herramienta eficaz para ayudarte a comprender mejor las lecciones. Si una imagen vale más que mil palabras, imagínate un video. Los audiovisuales que verás en este curso provienen de distintas fuentes, algunos son de terceros, en cuyo caso mencionamos la fuente y otros de producción propia. Todo depende del tema que estemos tratando y del tipo de contenido que se necesita para enriquecer un punto en particular.
  • En el caso de los videos de terceros, hacemos nuestro mejor esfuerzo para revisar tanto su origen como su contenido, antes de seleccionarlo para su publicación. Sin embargo, si encuentras algo que tal vez se nos haya escapado y crees que no es apropiado, o sabes algo que nosotros desconocemos, por favor, avísanos a la brevedad para que podamos hacer la corrección pertinente.
  • Fuente: The Bible Project
  • Participa
  • Participa de todos los ejercicios. Durante el estudio, tendrás la oportunidad de poner a prueba tu comprensión, realizando una variedad de ejercicios interactivos. Estos ejercicios estan puestos a modo de práctica, mientras te preparas para dar el examen final con un porofesor en vivo, en caso que te hayas matriculado como alumno regular. Si estás apenas como oyente, estos ejercicios también te serán muy útiles para comprobar por ti mismo el conocimiento que hayas adquirido, sin embargo te recomendamos matricularte como alumno regular para obtener tu certificado.
  • Analiza
  • Analiza absolutamente todo. En Hechos 17:11, leemos que los judíos de la ciudad de Berea, tras escuchar atentamente el mensaje del evangelio predicado por Pablo y Silas en su sinagoga, se reunían diariamente para escudriñar las Escrituras, para ver si estas cosas eran así. No era falta de fe, sino nobleza pura. Estaban comprometidos con la verdad y eran leales a Dios y a lo escrito por los profetas. Luego de analizar y comprobar todo lo dicho, los judíos de Berea creyeron y se convirtieron al Señor.
  • Si seguimos su ejemplo, estaremos a salvo de todo viento de doctrina que hoy azota a muchos cristianos que, por su falta de nobleza en comprobar con las Escrituras lo que estan escuchando, se someten voluntariamente a enseñanzas de error, cosechando como resultado una vida de derrota.
  • Nunca permitas que nadie interprete la palabra de Dios por ti. Escudríñala tú mismo, y permite que la bendita persona del Espíritu Santo sea tu guía y tu maestro, que para eso mismo llegó del cielo en nombre del Señor. Al hacer esto demuestras ser una persona noble y comprometida con la verdad, como los de Berea.
  • Dijo Jesús:

    Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y les hará saber lo que habrá de venir (Juan 16:13).

  • Contexto: Juan 16
  • Apunta
  • Toma nota de todos tus descubrimentos. A medida que avanzas en el estudio y aprendes cosas nuevas, tendrás esos momentos reveladores en donde tu mente y corazón se iluminan con la verdad. Esa es la obra del Espíritu Santo, tranformando tu vida tal como lo prometió Jesús, cuando dijo: "Si ustedes permanecen en Mi palabra, verdaderamente son Mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres." (Juan 8:31:32).
  • Cuando recibes una revelación de estas características, no la pudes dejar pasar, necesitas tomar nota de cada detalle para no olvidar nada. Hablando en términos deportivos, es como cuando te lanzan un balón y lo atrapas con firmeza, para luego correr hacia la meta para hacer el gol. Si te esfuerzas en este sentido, el Espíritu Santo te lanzará más y más balones, para que "el partido de tu vida" culmine en una completa victoria.
  • Tus anotaciones pueden ser hechas en un cuaderno personal que destines para este fin y también en el área de anotaciones que hallarás al pie de página de cada clase en este curso. Idealmente, las anotaciones más personales las escribes en tu cuaderno, y otras, más públicas, las escribes aquí para que otros puedan ser edificados, así como tú. Adicionalmente, habrán tareas específicas asignadas en cada clase, en las que el facilitador te pedirá que escribas en línea.
¿Sabías que...?

En el libro de Deuteronomio, dice que Dios estableció que los reyes de Israel debían escribir en un rollo, de su propio puño y letra, una copia completa de la palabra de Dios, para que pudieran leerla, estudiarla y ponerla en práctica todos los días de su vida. Así de importante es para Dios que leamos y estudiemos su palabra. Lee la historia completa en Deuteronomio 17:14-20.

  • Ora
  • Ora en todo tiempo. Para un discípulo de Jesucristo, el estudio y la oración, son las dos caras de una misma moneda. Los discípulos permanentemente le pedían al Señor que les enseñara la palabra y a orar. Jesús mismo oraba al Padre en todo tiempo, para saber lo que debía hacer, a dónde debía ir, a quienes debía elegir como apóstoles. Si en la oración residía el secreto de la victoria del Maestro, ¿cuánto más lo será para nosotros?
  • La oración no es pedir, es un diálogo con Dios. Dios escucha, pero también habla, por lo que la oración consiste tanto en hablar como en escuchar. Pablo enseñaba a los discípulos a "orar sin cesar" (1 Tesalonicenses 5:17), es decir, buscando los momentos adecuados para pasar tiempo de calidad con Dios diariamente.
  • Antes de comenzar tu estudio, invoca la presencia del Espíritu Santo. Él es tu Maestro por excelencia, enviado por el Padre, en nombre de su Hijo, para hacer de ti un hombre o una mujer de Dios. Si muestras seriedad y responsabilidad para con Dios, Él también lo hará y se revelará a ti, dándote a conocer cosas que ningún ser humano puede enseñar.
¡Escrito está!

Jeremías 33:3, dice: 'Clama a mí, y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces'; y 1 Corintios 2:9, dice: 'Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han entrado al corazón del hombre, son las cosas que Dios ha preparado para aquellos que lo aman'. Pruébalo, y verás que esto es absolutamente cierto.

  • Practica
  • Practica todo lo que aprendiste. Santiago, el hermano del Señor, enseñó a los discípulos a poner por obra todo lo que saben. Les dijo: "Sean hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos" (Santiago 1:22). Esta enseñanza la aprendió de su hermano mayor Jesús, con quien convivió desde que era niño.
  • Más adelante, en su carta, Santiago declaró: "¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo?" (Santiago 2:14). Esta declaración es tan chocante para los teólogos antiguos y modernos, que aún el mismo Lutero dijo: “Un día usaré Santiago para encender mi estufa”. Lutero no creía que el libro de Santiago fuera un libro apostólico, y pensaba que no debería ser parte del canon de la biblia. ¿Tú qué crees?
  • Hoy los "teólogos modernos" deliberadamente pasan por alto esta enseñanza, porque contradice su "doctrina" de salvación por la fe "solamente" (la biblia dice "por la fe", en ningún lugar encontrarás esa "segunda palabra" que le agregaron, de hecho es todo lo contrario, en Santiago 2:24 dice: "Ustedes ven que el hombre es justificado por las obras y no solamente por la fe"). Por supuesto que la salvación se recibe por la fe, porque es un regalo de Dios para todo aquel que cree. Pero la fe verdadera, la que viene del Padre, no es híbrida, no viene "sola". Si la fe es verdadera, viene acompañada con el poder de producir en nosotros la capacidad de realizar obras agradables a Dios y a los hombres.
  • Al poner en práctica lo que aprendiste, estas demostrando que tu fe es verdadera. Más adelante, Santiago da la estocada final sobre este tema, diciendo: "Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta". (Santiago 2:17). Poner por obra la palabra de Dios, es el sello que garantiza que tu fe, es una fe viva. ¿Vas a creer en la teología, o en la palabra de Dios? Es tu decisión poner por obra lo que aprendiste.
Dijo Jesús:

Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no supera la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos (Mateo 5:19-20).

Apuntes